Qué tener en cuenta al contratar una línea de Internet para casa

Los servicios de Internet son cada vez más imprescindibles en las familias. Su importancia se extiende a los usos personales y profesionales. La evolución tecnológica permite comunicarnos a través de las redes sociales e interactuar con familiares, amigos e incluso con gente afín a nuestros intereses mediante foros online. Este poder de la digitalización aumenta la demanda de ofertas para el móvil y los aparatos electrónicos de una vivienda, como es el caso de un ordenador. 

Pero llama más la atención la difusión hacia los sistemas domóticos, una forma de automatizar los dispositivos electrónicos de la vivienda a través de su conexión a Internet. Desde la distancia, los usuarios se pueden programar para que a una determinada hora se activen y realicen su función determinada. En este sentido, el contrato de una línea tiene que adaptarse a las necesidades que exige.

El mercado actual, por supuesto, entiende y conoce todas las posibilidades para que los usuarios contraten tarifas de Internet tanto para teléfonos móviles como para los diferentes aparatos del hogar.

Factores a considerar para contratar un servicio de conexión a Internet

Y, en este sentido, el primer paso que debería realizar cualquier consumidor es comparar las diferentes ofertas que existe en el sector de las telecomunicaciones. En los buscadores web habitan un abanico de comparadores de tarifas, de tal manera que el propio usuario puede establecer, a través de una serie de patrones y baremos previos que toma como ejemplo. De este modo, se expone una lista de operadoras que ofrecen, más o menos, las exigencias que precisan los usuarios: límite de megas, límite de llamadas, precio de consumo y las posibilidad de adquirir beneficios extra.

Otro aspecto a considerar en el momento de buscar por el sistema de conexión a Internet adecuado para las familias o usuarios particulares, supone la determinación de una tarifa puede darse el caso de que se tenga que firmar un compromiso de permanencia que te retenga un tiempo en la compañía. Este aspecto puede ser negativo si al final las condiciones tampoco convencen. Por esto es tan importante comprar ofertas e informarse bien sobre todos los servicios.

Conviene revisar que el precio que todos los meses que se tenga que abonar para la tarifa no solo sea razonable y asumible, sino que tampoco resulte un desembolso inicial muy grande. Es decir, lo importante es controlar el gasto por dar de alta y el alquiler o compra de los equipos. De normal, estos gastos suelen correr a cargo de la compañía con el objetivo de atraer a los clientes. Sin embargo, puede haber casos en los que no se de la opción.

Formas de conexión a Internet en la vivienda

Existen, en este sentido, cuatro maneras de contratar el Internet en el hogar, que por supuesto, favorecen a una serie de estilos de vida personal y profesional. El aumento de la vivienda son las responsables de que cada vez surjan más modelos:

  • Fibra óptica: es la forma más vanguardista que existe en el mercado actual para instalar Internet en el hogar. Posee la ventaja de que su velocidad de rendimiento es muy elevada y superior a otros elementos. No obstante, se trata de un servicio que no se puede potenciar en las zonas alejadas de la metrópolis.
  • ADSL: presenta las mismas características que el anterior supuesto, pese a que su velocidad es menor.
  • Internet 4G: está pensado para los usuarios que no precisan de una instalación fija en un espacio, sino que puedan “transportar el Internet”. Es el más recomendado para los teléfonos móviles.

Internet satélite: se emplea como alternativa a los hogares que no llega la fibra óptica, es decir, las zonas rurales.

Documentación y requisitos para dar de alta la luz en la vivienda y en el negocio

La luz en el hogar es imprescindible para vivir junto con una larga lista de instalaciones que se necesitan dignificar en el entorno. El sistema de iluminación del hogar proporciona cierta necesidad relevante, pese a que se le dedica una mínima importancia. En el momento en el que se compra una vivienda lo primero que se debe realizar es dar de alta del suministro, con tal de poder disfrutar de los servicios más básicos que se deben disponer en el inmueble. 

Esta tarea resulta una auténtica odisea si no se ha realizado con anterioridad, ya que el usuario debe presentar una serie de documentos que es probable no haber visto nunca. Sin embargo, hemos de decir que este proceso es incluso mucho más sencillo de lo que parece. Por esta razón, en este artículo vamos a indicar cuáles son los trámites y requisitos necesarios para poder establecer el servicio de luz en la vivienda sin complicación alguna.

En primer lugar, este servicio, antes que nada, tiene que saber si se trata de un alta de suministro por segunda ocupación, esto es, porque  ya ha vivido alguien en dicha vivienda y, en consecuencia, haya obtenido suministro; o si, por el contrario, se trata de una vivienda nueva o se establecer la luz por primera vez. Lo más común y sencillo de realizar es el volver a dar en aquel inmueble que ya ha estado habitado, puesto que ya se dispone de referencias y no se tiene que empezar de cero.

En el caso de alquiler, los pasos son similares, pero es importante aun así que el usuario sea capaz de diferenciar dos elementos clave que también sirven para dar de alta la luz en una vivienda comprada: por un lado, la empresa distribuidora de servicios y, por el otro, la compañía comercializadora. Estas dos competencias se encuentran estrechamente conectadas, pese a que no comparten las mismas funciones:

Por un lado, la empresa distribuidora de luz se encarga de establecer puentes que hagan llegar el suministro a la vivienda a través de la canalización. Por el otro, la comercializadora es aquella a la que el usuario se pone en contacto para contratar una tarifa determinada y solicitar el alta. Estas compañías se encargan de llamar a las distribuidoras para establecer el consumo eléctrico en una determinada vivienda.

Documentación que se precisa para dar de alta la luz

En el caso de que se trate de una vivienda, el cliente debe aportar a la comercializadora, una vez que se pone en contacto para dar de alta el servicio:

  • Datos del titular del suministro
  • Dirección del domicilio
  • Potencia eléctrica
  • Código Universal del Punto de Suministro (CUPS)
  • Número de cuenta bancaria para domiciliar el pago de recibos

En el caso de que se trate de un negocio, prácticamente las condiciones y la documentación suele ser similar:

  • Datos del titular del suministro
  • Dirección del domicilio
  • Potencia eléctrica
  • Código Universal del Punto de Suministro (CUPS)
  • Cuenta bancaria

La realización de este trámite para dar de alta la luz tiene un precio determinado y regulado por el mercado. De este modo, el cliente se enfrenta a tres tasas, en el caso de que la vivienda sea nueva, y a si la casa o el negocio en cuestión son de segunda ocupación y no hayan pasado más de tres años desde la última vez que se estableció el servicio:

  • Derechos de extensión: en el caso de que hayan transcurrido más de 3 años desde el último servicio.
  • Derechos de acceso: ronda los 20 euros por kilovatio (kW).

Derechos de enganche: es fijo, de 9.04 euros, y lo cobra la empresa distribuidora por realizar la instalación del suministro.

La comparativa entre el gas natural, butano y la electricidad, ¿cuál es mejor para cada ocasión?

La eficiencia energética se busca en los hogares como un llamamiento al consumo justo y responsable que permita, en consecuencia, el ahorro económico en las viviendas. A día de hoy, la alternativa que mejor se ajusta al modelo de sociedad sostenible son las energías renovables, al proceder de recursos gratuitos e inagotables porque proceden de la propia naturaleza, sin añadir ningún tipo de aditivo especial. El sol, el viento o el agua son algunas de las fuentes que contribuyen a mitigar los efectos invernaderos de la crisis climática irreversible que vive el presente, que se ha provocado en gran parte por la sobreexplotación de combustibles como el petróleo y de materiales como el plástico.

Ante esta situación, y con la intención de impulsar un ambiente menos contaminado, las placas solares se consagran como la idea más saludable para luchar contra el cambio climático. No obstante, los beneficios de estas instalaciones en ocasiones no son factibles en hogares que se localizan en bloques de piso, ya que precisan de baterías de almacenamiento adicionales que cuestan demasiado dinero para la inversión que se realiza. Por lo tanto, la tecnología debe evolucionar más en este aspecto para ofrecer un servicio rentable en los inmuebles españoles.

Si bien es cierto que la mayoría de los ciudadanos en España residen en bloques de viviendas, resulta complicado expandir el impulso de las energías renovables como alternativa al gas butano o propano, por ejemplo. Resulta más cómodo para hogares individuales como en Reino Unido, Alemania, Noruega, Dinamarca o Suecia. Los países nórdicos tienen una mayor conciencia medioambiental, un aspecto que puede verse reforzado por el modelo de sociedad establecido, además de la facilidad para instalar sistemas fotovoltaicos en los hogares.

En este sentido, cabe destacar que el gas natural se constituye como el sistema más eficiente de todos los que existen en la actualidad y que no formen parte de la alternativa sostenible. Se trata de la instalación más demandada por los hogares españoles por su servicio de calidad-precio; además de la comodidad que transmite, ya que se trata de un suministro canalizado, evita cualquier tipo de problema o avería.

Su gran desventaja, pese a que su instalación no llega a las zonas rurales o que se encuentren alejadas de la metrópolis. Por esta razón, este tipo de viviendas pueden acogerse a la instalación de placas solares en el caso de que se trate del primer lugar de residencia, al disponer de un exterior como el tejado o el jardín que lo permite. No obstante, si se trata más bien de una casa vacacional, tanto el sistema de electricidad como el butano pueden valen para este modelo de hogar.

Se plantea el butano como la solución a las casas rurales por su precio. Si se trata de una época corta, las bombonas pueden ser perfectas para equilibrar la balanza de la calidad y el precio. El barril suele estar regulado por las autoridades, y suele costar sobre los 13 euros. Su duración media oscila entre el mes y el mes y medio, y proporciona agua caliente y calefacción sin mayor complicación.

Lo malo es que las bombonas pueden ser peligrosas de transportar. Se adquieren con facilidad en cualquier estación de servicio o gasolinera, pero se recomienda que un profesional sea quien la manipule y la traiga al domicilio para evitar problemas como la salida del gas.

El termo eléctrico, por otro lado,pese a que su uso también se encuentra regulado por el Ejecutivo, suele significar el modelo más de instalación. No obstante, su calidad es innegable, de manera que para abaratar los costes se puede contratar la tarifa de discrminación horaria.

La rentabilidad del autoconsumo frente a las tarifas energéticas de las compañías eléctricas

El auge del autoconsumo debido a la evolución tecnológica que se ha producido sobre todo en los últimos años, ha mutado por completo los hábitos de consumo en las unidades familiares, cuyo propósito en el presenta se basa en encontrar las mejores alternativas del mercado para establecer la eficiencia energética, una práctica de doble filo:

  • Por un lado, los sistemas actuales impulsan el uso de las energías renovables como fuente de alimentación y abastecimiento de los diversos dispositivos del hogar, fuentes de recursos gratuitos, inagotables y que proceden de la misma naturaleza. De esta manera, los equipos tan solo consumen lo justo y necesario.
  • Por el otro, esta nueva manera de consumir energía reduce de manera significativa la factura eléctrica del mes de la vivienda, ya que el usuario paga tan solo por la electricidad gastada.

Las autoridades europeas se han sensibilizado con la causa por luchar contra la sobreexplotación de combustibles tóxicos como el petróleo o materiales como los plásticos. Por esta razón, han trazado una serie de políticas medioambientales que pretenden mitigar los daños de esta crisis climática irreversible que vive el presente. La normativa 20-20-20 se firmó entre todos los países de la unión para conseguir tres propósitos a lo largo de este año:

  • Reducir las emisiones contaminantes en un 20 %
  • Aumentar y promover en un 20 % el uso de sistemas eficientes como el autoconsumo
  • Ahorrar el 20 % del consumo de energía eficiente

La Unión Europea dispone de herramientas diversas para poder lograr el objetivo. La conciencia medioambiental en España está muy por detrás de los países del norte, como Alemania, Suecia, Reino Unido o Noruega. También es cierto que las economías permiten un mayor avance en las tecnologías y el modelo de sociedad que describiremos a continuación pretende reflexionar sobre la rentabilidad del autoconsumo frente a las tarifas en las redes eléctricas convencionales.

Las ventajas del autoconsumo

Como este sistema nació hace relativamente poco y se consagra como la apuesta fértil del futuro sostenible, el Gobierno español destina parte del presupuesto del Estado anual a las Comunidades Autónomas para financiar y otorgar subvenciones a aquellas familias que deseen instalar una estación fotovoltaica en el hogar. Tanto los procesos como las bonificaciones dependen de cada CC. AA, pero las cantidades oscilan entre 3.000 y los 6.000, dependiendo de cómo sea el montaje.

Pese a que puede provocar un desembolso inicial más elevado que la media de productos que se encuentran en el mercado, como podría ser el caso del gas natural. No obstante, el usuario debe mirarlo como si se tratase de una inversión, en la su dinero está garantizado que volverá de nuevo al bolsillo a medio y largo plazo.

¿Cómo vuelve el dinero? En forma de ahorro. El cambio puede provocar que las familias reduzcan hasta un 70 % en sus facturas eléctricas del hogar. Y como, además, estos sistemas de autoconsumo tiene una vida media de 30 años, puede llegar a generar incluso beneficios económicos.

La gran desventaja del autoconsumo: es espacio

Disponer de un exterior amplio o de una terraza que facilite la instalación de un parque fotovoltaico resulta esencial para disfrutar de todas las ventajas. En caso contrario, es necesario replantearse su rentabilidad. Aquí puede que la contratación del servicio energético por medio de las redes eléctricas convencionales, pues los tipos de hogares en España que se caracterizan por viviendas en bloque de pisos, puede complicar un montaje. 

Existen alternativas aun así. Se pueden adquirir  baterías de almacenaje de energía para complementar con el sistema, pero en la actualidad no compensan a nivel económico. Por eso es importante determinar el tipo de casa que se tiene y el provecho que las energías renovables pueden garantizar antes de apostar por un sistema.

Cómo escoger el mejor sistema de alarma para la vivienda

El avance de la tecnología ha aumentado de manera considerada la demanda en las instalaciones de sistemas de seguridad para la vivienda. La importancia de las alarmas deriva de la comodidad en los servicios que prestan en la actualidad, en un intento por modernizar no solo el entorno, sino la adaptabilidad a la realidad. En la actualidad, estos aparatos se preparan para crear un entorno inteligente en el hogar, a través de dispositivos que se pueden controlar de manera automática y programando sus funciones para determinadas horas del día.

Ahora que existe un abanico de posibilidades bastante amplio para escoger en el mercado, es importante que el usuario interesado no olvide comparar antes de comprar. Ya no solo por el dinero que se pueda ahorrar, sino por encontrar la alarma que mejor se adapte a sus necesidades. Es decir, el aparato más caro no va ser siempre el más efectivo para el hogar si este no requiere de las funciones que ofrece. Que sea un elemento esencial en la vida actual de la sociedad no implica que se deba instalar el primero que aparezca.

En este sentido, se recomienda que el usuario analice las características del hogar, así como su localización, con tal de determinar el nivel de importancia y necesidad de una alarma. Esto significa que el usuario debe considerar: si se trata de una vivienda situada a las afueras de la ciudad o si, más bien, se encuentra en un bloque de pisos en el centro de la ciudad. Estos factores son relevantes para el momento de establecer un determinado tipo de alarma.

Una vez se consideren tales variables para determinar el sistema de seguridad más adecuado para el inmueble en cuestión, el usuario puede conocer los diferentes modelos, precios y utilidades de una alarma a través de las webs comparadoras de dispositivos. Estas páginas resuelven la necesidad de exponer una lista con las diferentes opciones que más se ajustan al presupuesto y funciones que se precisarán para mantener el hogar a salvo de robos y fechorías.

Siguiendo esta línea, los usuarios deberían de tener en cuenta una serie de aspectos que, sin duda alguna, determinan el modelo y la empresa con la que adquirir una alarma de seguridad:

  • Los servicios que ofrece la compañía de aparatos de seguridad en cuestión: toda empresa tiene como objetivo salvaguardar la seguridad de los clientes y crear un ambiente de comodidad. No obstante, no todas lo consiguen ni tampoco lo suelen ofertar de la forma más favorecedora posible. Por lo tanto, se recomienda analizar lo que cada una aporta, como por ejemplo, blindaje de puertas o algún extra que refuerce los sistemas.
  • Valorar la atención telefónica: puede parecer un detalle sin importancia, pero en el caso de emergencia o de duda habrá que llamar al servicio de atención al cliente de la compañía, y si el personal no responde de la manera en la que debería, es posible que no nos convenga. Se trata de un aspecto vital para que el cliente mantenga la calma en situaciones en las que puede estar nervioso, como por ejemplo, cuando ha sufrido un robo estando en la vivienda. Los trabajadores, en este sentido, deben ser capaces de tranquilizar a los usuarios, de asistirlos y resolver en un determinado periodo las incidencias. Es así como se determina la calidad de sus prestaciones.
  • El precio es otro factor determinante, pero no el inicial. Es evidente que el primer pago va a ser el peor, ya que el cliente debe dar de alta el servicio y comprar o alquilar materiales.  Aquí es importante que la cuota mensual favorezca al presupuesto y no suponga una cantidad que pueda dificultar la economía doméstica.

Diferencia entre energía fotovoltaica y aerotérmica

El autoconsumo nace con la intención de facilitar la vida a los usuarios en la vivienda. Se trata de una alternativa sostenible que busca la eficiencia energética, una forma de ahorrar tanto consumo eléctrico como dinero en la factura del mes. En este sentido, existen dos sistemas que se han desarrollado en los últimos años gracias a que la revolución tecnológica del presente se ha interesado en fabricar modelos que se basen en la transformación de las energías renovables, fuentes inagotables, gratuitas y que proceden de la propia naturaleza.

En este sentido, este artículo pretende resaltar las ventajas de cada una de estas apuestas, con el objetivo de impulsar su uso en el hogar. Las autoridades europeas insisten en fomentar las instalaciones de energía renovable. Tal es su compromiso que parte del presupuesto que el Estado otorga a las Comunidades Autónomas se destina a ayudar a aquellas personas que desean montar una instalación fotovoltaica en la vivienda. 

Estas bonificaciones pueden rondar entre los 3.000 y los 6.000 euros, dependiendo de varios factores como las características de la casa, el tipo de instalación que se requiera realizar, entre otras.

Pese a que ambas fuentes de energía presentan en el mercado un precio medio por encima de otros sistemas más convencionales, lo cierto es que se debería analizar en perspectiva, es decir, en una inversión en donde el cliente tiene garantizada la devolución de toda su inversión.

Otro de los planes que fomenta el uso de los sistemas energético renovables conlleva a un plan europeo elaborado para que todos los países de la Unión logren el objetivo 20-20-20, esto es:

  • Impulsar y reactivar el consumo energético sostenible en un 20 %
  • Ahorrar un 20 % en el consumo eléctrico de las viviendas
  • Reducir las emisiones de partículas contaminantes para el planeta en un 20 %

Las placas solares: la alternativa más demandada del mercado

La energía solar se encarga de recoger la radiación solar, que no la iluminación que desprende, para transformarla en consumo eléctrico para la vivienda. De esta manera, el usuario no debe de preocuparse por si el día está nublado o lluvioso, pues recoge otras partículas que incluso en días con temperaturas pésimas es capaz de atrapar.

Se trata de un sistema limpio y sostenible que mediante la instalación de placas solares asegura el suministro incluso de noche, ya que dispone de unas baterías que actúan como fondo de almacenaje para acomular energía. Con todo, el ahorro procede de su independencia a la red eléctrica convencional, puesto que no se conecta al enchufe. 

De este modo, el 70 % de toda la energía que genera es renovable y, por lo tanto, gratuita. El usuario experimenta un ahorro que puede ir desde el 60 % al 85 % en la mayoría de los casos. Esto se debe a que las placas solares tienen una vida media que ronda los 30 años. A diferencia de los sistemas de gas natural, que precisan de cuidados y de un mantenimiento cada cierto periodo de tiempo, la energía solar fotovoltaica no da tantos problemas a la vida cotidiana.

La energía aerotérmica, la apuesta más económica para el usuario

La aerotermia supone el sistema que mejor se puede adaptar a una vivienda que se encuentra en un bloque de edificios, ya que su principal cometido resuelve la mayor preocupación en el presupuesto general de una factura: la calefacción y el agua caliente. En este sentido, el equipo extrae el 75 % de la energía del aire para convertirla en calor. 

El ahorro de las facturas puede ser del 25 % si se compara con el gas natural y hasta del 50 % en el caso del gasoil.