Más de 20 trucos para ahorrar en la factura del gas que no fallan

¿Cómo ahorrar en la factura del gas?

El gas es una energía limpia que muchos hogares prefieren para sus sistemas de calefacción, el calentamiento de agua y el preparado de alimentos. En general, es una energía que suele ser un poco más barata que la electricidad, pero aún así el gasto en gas de muchos hogares es una preocupación habitual. Por eso, no está de más seguir algunos consejos para ahorrar un poco en el recibo del gas y, de paso, ayudar un poco al medio ambiente. En Diario Femenino te mostramos más de 20 trucos para ahorrar en la factura del gas que no fallan. ¡Apunta!

Aquellos hogares que tienen calefacción instalada mediante gas natural u otro tipo de gas, suelen ver aumentada la factura cuando llega el invierno de forma considerable. Por eso, es importante conocer bien cómo gestionar el ambiente de la casa con el fin de reducir el consumo de gas. Toma nota de estos consejos que pueden ayudarte.

1 Instala un termostato que regule la temperatura

Si aún no lo tienes, quizás sea el momento de pensar en invertir en uno, porque además de ayudarte a mantener una temperatura agradable en tu hogar, podrás ahorrar en la factura del gas.

2 Mantén el termostato a una temperatura media

No hace falta tener la calefacción a tope como si estuviéramos en verano y tuviéramos que ir por la casa en camiseta de tirantes. Lo recomendado es fijar una temperatura de 19 a 22 grados centígrados, suficiente para mantenerse cómoda en tu hogar en invierno con un ligero jersey en casa y reducir un poco el recibo del gas a fin de mes.

3 Aprovecha la luz solar

¡La luz del sol es gratis! Así que aunque vivas en un clima frío, si tienes la suerte de poder disfrutar del sol durante el día, lo mejor que puedes hacer es abrir tus cortinas y dejar que los rayos del sol calienten tu hogar. Esto agregará unos grados de calor a tu casa, grados que ahorrarás en calefacción.

4 Baja el termostato de noche

Otro truco infalible para ahorrar un poco es bajar el termostato por la noche, e incluso apagar la calefacción. Al fin y al cabo, no hay nada como dormir calentito bajo las sábanas, gracias al efecto de un buen edredón o nórdico.

5 Utiliza calentadores de cama

Sí, como hacían las abuelitas antiguamente. Un buen calentador de agua que caliente la cama justo antes de irte a dormir, te permitirá disfrutar del calor toda la noche sin necesidad de usar calefacción. Recuerda quitarlo antes de dormir para evitar accidentes.

6 Regula la calefacción según las habitaciones

Si tienes una habitación que usas como trastero, ¿qué sentido tiene tener la calefacción a tope ahí? La idea es que mantengas la calefacción más alta en aquellos espacios de la casa donde pasas más tiempo.

7 Instala puertas y ventanas aislantes

Si estás pensando en hacer una reforma en tu casa, piensa en invertir en unas buenas ventanas aislantes que no permitan el paso del aire gélido en invierno. Una buena puerta aislante de la entrada de tu casa también es indispensable.

8 Usa sistemas de aislamiento en puertas y ventanas

¿Sabías que el 5% del calor se escapa por las rendijas de las puertas y ventanas? Para evitar esa escapada de calor, usa cortinas de tejidos gruesos en las ventanas y tapa las rendijas inferiores de las puertas con burletes aislantes (o si no puedes contar con uno, usa esterillas o alfombras). También es importante que mantengas las puertas de la casa cerradas para evitar el movimiento de aire frío, siempre y cuando mantengas tu casa ventilada diariamente.

9 Purga los radiadores

Si no purgas los radiadores cada año como es recomendable, puede que tu sistema de calefacción no esté funcionando eficientemente y gastes más gas de lo necesario para calentar tu hogar.

10 Usa tejidos apropiados en invierno para tu hogar

Últimamente está muy de moda la palabra cozy para designar esos tejidos calentitos y agradables que sobre todo en invierno solemos valorar tanto. Pues eso, llena tu hogar con ese tipo de tejidos en los sillones, la ropa de cama, cortinas… De esta manera, tu casa estará mucho más calentita sin necesidad de tanta calefacción.

11 Invierte en una buena alfombra

Una alfombra calentita en el salón o la habitación te puede ayudar a reducir el consumo de gas mucho más de lo que imaginas. 

Trucos para reducir el recibo del gas

Solemos olvidarnos de que una gran parte de nuestro recibo de gas se va en el sistema de agua caliente de la ducha y los grifos de nuestra casa. Por ello, es importante tener en cuenta algunas consideraciones que pueden ayudarnos a ahorrar gas.

12 Mantén tu caldera a punto

Es importante que la caldera del agua (también llamado boiler) esté en las mejores condiciones. Lo recomendable es hacer una revisión profesional de la caldera cada 5 años y cambiarla por completo cada 15 años.

13 Usa sistemas de acumulación de agua caliente

Si vas a cambiar la caldera o boiler, elígelo con sistema de acumulación de agua caliente. Es mucho más efectivo que los que son de producción instantánea.

14 Revisa los grifos que gotean

Las pérdidas de agua de los grifos no solo afectan a nuestra factura del agua, sino que si son los de agua caliente, también a nuestro recibo de gas.

15 Reduce el consumo de agua

Duchas más cortas significa menos agua caliente y, por tanto, menos consumo de gas. En realidad, tus hábitos energéticos están interconectados. 

Consejos para gastar menos gas y pagar menos cada mes

¿Sabías que la forma en la que cocinas puede ayudarte a ahorrar bastante en la factura del gas? Te contamos algunos trucos infalibles que se verán reflejados a fin de mes. Por cierto, la mayor parte de estos trucos también sirven para cocinas eléctricas o vitrocerámicas.

16 Usa apropiadamente las hornillas

El tamaño de la hornilla que decides usar debe ser elegido en función del tamaño del recipiente que uses para cocinar. Un recipiente pequeño con una hornilla grande es energéticamente poco eficiente.

17 Tamaño justo de las cacerolas

No elijas una cacerola enorme para hacer un guiso para dos, necesitará más tiempo para calentarse y, por tanto, más gas.

18 Aprovecha el horno

Cuando vayas a usar el horno (tanto si es de gas como eléctrico) aprovecha para hacer varias preparaciones a la vez, de manera que no desperdicies el alto consumo energético del horno. Además, si tu horno solo cuenta con una bandeja de rejilla, quizás sea el momento de invertir en otra para poder hacer más rápido varios platos al mismo tiempo.

19 Tapa los recipientes mientras cocinas

Este sencillo paso ahorra muchísima energía en la preparación caliente de alimentos. Un truco sencillo que se verá reflejado en tu bolsillo.

20 Usa olla a presión

Las ollas a presión permiten preparar los alimentos en menos tiempo y, por tanto, usar menos gas para su preparación.

21 Revisa tu estufa

Si tienes una estufa desde hace años, es el momento de llamar a un profesional para que la revise y te cerciores de que esta funcionando adecuadamente. Como consejos generales es conveniente mantener las hornillas limpias, revisar que la conexión sea adecuada (válvula y mangueras) y fijarse en el color de la flama. Si la flama es amarilla, significa que la estufa no está funcionando adecuadamente. Se recomienda hacer una revisión profesional cada 2 años. 

¿Y tú? ¿Conoces algún otro truco para reducir el recibo de gas cada mes? ¡Compártelo en los comentarios y ayuda a otras lectoras que quieren ahorrar como tú!

Puedes leer más artículos similares a Más de 20 trucos para ahorrar en la factura del gas que no fallan, en la categoría de Trucos de casa en Diario Femenino.

Source

Deja un comentario