¿Cómo ahorrar en el recibo de la luz?

¿Te ha llegado el recibo de la luz del mes pasado y te has escandalizado? ¿Has pasado la noche barruntando sobre cómo reducir tu factura de electricidad? Quizá el denominado “consumo fantasma” elevó el precio hasta límites insospechados. ¿Sabes lo que es? Es el consumo de electricidad que haces sin darte cuenta al dejar en stand by tus dispositivos electrónicos.

Según IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía), este consumo invisible puede suponer hasta un 11 % del gasto eléctrico. ¡Ahí es nada! No contar con regletas con interruptores puede ocasionarnos un verdadero disgusto, pero también hay muchas otras fórmulas para reducir la factura eléctrica, como veremos ampliamente a lo largo de este artículo.

Si somos estrictos, el consumo eléctrico — o de energía eléctrica — es el gasto que hacemos de la electricidad en nuestro hogar y que nos factura una empresa suministradora. Sin embargo, su definición correcta es un poco más técnica y además hay otros muchos conceptos implicados, como veremos a continuación en las siguientes preguntas.

Hombre con bombillo de luz en su mano

Hombre con bombillo de luz en su mano

Otra fórmula de ahorro es instalar detectores de movimiento en las zonas con menos tránsito, como puede ser el pasillo o el garaje. (Fuente: Saenkutrueang: 82527958/ 123rf.com)

¿Qué es concretamente el consumo de electricidad y cómo se vincula a la potencia contratada?

El consumo eléctrico viene a ser la cantidad de kilovatios hora (kWh) consumidos durante un plazo de tiempo, es decir, durante el período de facturación que establece nuestra empresa comercializadora y que se traduce en el recibo o factura eléctrica. ¿Y cómo lo sabe la compañía? Pues a través de la lectura del contador de la luz, que registra cuántos kWh consumimos.

Relacionado con ello está la potencia eléctrica contratada.

Es decir, la cantidad de energía eléctrica que puede utilizar el consumidor previo acuerdo con la compañía. Por ejemplo, si solo consumes luz y algún pequeño electrodoméstico bastará con contratar 2,5 kW, pero si superas el gasto previsto saltarán los plomos, es decir, se activará el ICP.

Por tanto, da igual que no tengas ningún consumo, la potencia contratada hay que pagarla porque es un concepto fijo de tu factura de electricidad. Si tienes contratada más potencia de la que necesitas siempre es posible reducirla, lo que redundará en un importante ahorro en tu factura.

Pago del recibo de la luz

Pago del recibo de la luz

Lo primero es identificar todas las fuentes de consumo de luz que tengas en tu casa. (Fuente: Syaidi: 95622080/ 123rf.com)

¿Qué gastos incluye mi recibo de la luz?

En España, los gastos varían en función de si estás en el mercado regulado por el Gobierno o en el mercado libre, donde cada compañía establece sus tarifas. En realidad, pagas a dos empresas distintas, la distribuidora y la comercializadora. La primera no se puede elegir y la segunda es con la que firmas el contrato de electricidad, la que vende la energía al consumidor.

A raíz de la liberalización del sector eléctrico, que comenzó hace ya dos décadas en España, la mayoría de las compañías eléctricas (distribuidoras) cuentan con dos comercializadoras, una para el mercado libre y otra para el mercado regulado. Los consumidores pueden elegir la que le sea más rentable según sus intereses. Veamos diferencias y similitudes en una tabla:

Mercado libre Mercado regulado
Peaje de acceso. Peaje de acceso.
Potencia contratada. Potencia contratada.
Facturación por potencia contratada. Facturación por potencia contratada.
Facturación por energía consumida. Facturación por energía consumida.
Impuesto sobre la electricidad. Impuesto sobre la electricidad.
*Otros servicios no obligatorios. Alquiler de equipos.
Puedes elegir discriminación horaria. Puedes elegir discriminación horaria.
IVA (21 %). IVA (21 %).

Como podemos observar en la tabla, la única diferencia visible entre estos dos sistemas es que en el mercado libre existen servicios adicionales con un coste incluido, como puede ser el mantenimiento de las instalaciones, pero además puedes suscribir un contrato de permanencia (máximo, un año) o acceder a descuentos y promociones que veremos en otro artículo.

Ir arriba

¿Cómo puedo reducir el consumo eléctrico?

Según la asociación española FACUA, el recibo de la luz ha experimentado un incremento del 77, 5 % entre 2003 y 2018. La ONG reclama, entre otras medidas, que el IVA descienda hasta el 4 %. Por tanto, controlar el gasto eléctrico nos puede suponer un importante ahorro económico en la factura eléctrica, ¿pero cómo hacerlo? En esta sección te damos las claves.

¿Cuáles son los electrodomésticos que más gasto generan en la factura eléctrica?

Uno de los estudios del IDAE confirmaba, hace unos años, que más del 60 % del consumo eléctrico se achaca a electrodomésticos como la lavadora, los congeladores o los sistemas en stand by. La OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) nos confirma el consumo anual en kWh, como vemos en la siguiente tabla orientativa, que también incluye el porcentaje de gasto anual.

Electrodomésticos Kilovatios hora anuales % consumo anual
Frigorífico 662 kWh. 18 %.
Televisiones 263 kWh. 10 %
Lavadora 255 kWh. 8 %
Lavavajillas 246 kWh. 3 % 

¿Cuánta electricidad consumo al mes en mi casa?

Para saberlo, lo primero que tienes que hacer es aplicar una fórmula muy sencilla: Potencia eléctrica por tiempo de utilización es igual a la energía consumida. Puedes hacer el cálculo mediante una aplicación o midiéndolo tú mismo manualmente. Para que te sea más fácil, te ofrecemos una tabla con el gasto promedio estimado de una vivienda:

Electrodoméstico Uso mensual Potencia eléctrica Consumo al mes
Horno 75 horas. 0,79 kW. 59,25 kWh.
Televisión 120 horas. 0,156 kW. 18,72 kWh.
Ordenador 180 horas. 0,01 kW. 1,8 kWh.
Microondas 90 horas. 1,2 kW. 54 kWh.
Vitrocerámica 60 horas. 1,2 kW. 72 kWh.
Lavadora 20 horas. 0,33 kW. 6,6 kWh.

El consumo, claro está, es orientativo. No es lo mismo cinco habitantes en una vivienda que uno solo, y tampoco es lo mismo una casa aislada o un clima caluroso, pero la media anual de gasto en energía (incluyendo agua caliente o aire acondicionado) se sitúa en 990 euros anuales, según datos de la OCU.

¿Qué debo hacer entonces para reducir el recibo mensual de la luz?

Lo primero es identificar todas las fuentes de consumo de luz que tengas en tu casa. Haz una lista con los elementos que consumen más electricidad, como por ejemplo la calefacción en invierno o el aire acondicionado en la época estival. Una vez realizado el listado, sabrás qué es lo que está incrementando el recibo y podrás tomar medidas para reducir su cuantía.

Por ejemplo, si eres de los que enciende la calefacción a la mínima de cambio, ¿por qué no tratas de abrigarte más? Como te comentábamos, la calefacción en invierno no debe sobrepasar los 21 grados durante el día y por la noche bastará con mantener la temperatura entre 15 y 17 grados centígrados. Coge la bata, usa más mantas o compra calcetines gruesos, ¡lo agradecerás!

Mujer apagando el interruptor de luz

Mujer apagando el interruptor de luz

En España, los gastos varían en función de si estás en el mercado regulado por el Gobierno o en el mercado libre, donde cada compañía establece sus tarifas. (Fuente: Lintang: 85191855/ 123rf.com)

¿Cómo abarato la factura de electricidad en la iluminación?

Hay muchas fórmulas para luchar contra el gasto de las bombillas y quizá ni se te habían ocurrido. Una de ellas es pintar de blanco paredes y techo. ¿Te parece una tontería? Pues puede reducir bastante la factura, aunque no te lo creas. El blanco y similares reflejan la luz, por lo reducirás el gasto sin apenas darte cuenta. Otras medidas son las siguientes:

Eliminación. Puedes hacer un recuento de cuántas bombillas hay en tu casa para ver cuántas realmente necesitas. Por ejemplo, si tienes un conjunto de ellas, apenas se notará en la iluminación si dejas alguna apagada. Si tienes bombillas dobles, trata de quedarte solo con una, aunque sea con mayor potencia. Dos gastan más que una, ¡eso seguro!

Automatización. Otra fórmula de ahorro es instalar detectores de movimiento en las zonas con menos tránsito, como puede ser el pasillo o el garaje. El encendido y el apagado estarán automatizados, con lo que el ahorro energético está garantizado.

No malgastes la luz solar. Los españoles la tenemos, ¡usémosla! No enciendas la luz hasta no sea imprescindible, ahorrarás más dinero del que pensabas. Otra fórmula es instalar sensores solares en las persianas para aprovechar al máximo la luz, tanto en verano como en invierno.

Limpieza. Un truco que casi nadie suele llevar a cabo es limpiar las bombillas de vez en cuando. Notarás que iluminan mejor si utilizas un paño humedecido en amoníaco o alcohol. Previo apagado de la iluminación de tu casa, ¡claro!

Bombillas LED. Ahorrarás mucho si cambias todas las bombillas de tu casa por bombillas LED. ¿Que son muy caras? No, ya no lo son tanto y puedes reducir el gasto comprándolas online.

Sus ventajas son muchas, como puedes ver en este pequeño listado:

  • Su vida útil es mayor que la de las incandescentes y fluorescentes.
  • Si estás preocupado por la situación medioambiental, son más ecológicas.
  • Consumen un 30 % menos que las fluorescentes.
  • Su consumo es entre un 70 y 80 % menor que las incandescentes.
  • No emiten rayos UV.
  • No necesitan calentarse.
  • No se rompen con la facilidad de las bombillas tradicionales.
  • Son instantáneas en la rapidez de encendido.

Bote de vidrio con monedas

Bote de vidrio con monedas

El consumo eléctrico viene a ser la cantidad de kilovatios hora (kWh) consumidos durante un plazo de tiempo. (Fuente: Saenkutrueang: 83545774/ 123rf.com)

¿Es necesario modificar hábitos para abaratar el recibo de la luz?

Sí, a no ser que ya lo hayas contemplado con anterioridad, pero nunca está de más repasar tus costumbres por si alguna se te escapa. Utilizar bombillas de bajo consumo es importante, pero ahora que las LED se han abaratado es mejor que optes por estas últimas. Otros consejos, muchos de ellos formulados por el IDAE, son los siguientes:

  • Frigorífico y congelador. No los dejes abiertos mucho tiempo porque si no el electrodoméstico requiere volver a enfriar los alimentos a la misma temperatura, con el consiguiente gasto energético. Tampoco introduzcas alimentos calientes porque gastarás más.
  • Apaga las luces. Sobre todo, cuando ya no estás en la estancia porque es un gasto inútil e innecesario.
  • Reduce el stand by. Habitúate a utilizar regletas con interruptores, así no tendrás que desconectar manualmente cada aparato eléctrico. Recuerda que los cargadores enchufados a la corriente también gastan electricidad aunque el consumo sea mínimo.
  • Fin de semana y PVPC. Si tienes una tarifa regulada es importante que sepas que durante los fines de semana la luz es más barata. Aprovecha y utiliza el horno o el lavavajillas durante tu merecido descanso de la semana, igual que la lavadora.
  • Tarifa por horas. En caso de que hayas contratado una tarifa por horas, espera a la madrugada o a la mañana temprano para utilizar lavavajillas y lavadora. Los precios más altos se dan entre las dos y las cinco de la tarde, mientras que el horario más caro por la noche es de nueve a diez.
  • Congelador y lavadora. Es importante descongelar el congelador cada cierto tiempo, al igual que lo es esperar a que la lavadora esté llena. Además, si reduces la temperatura de esta última también realizarás un importante ahorro energético.
  • Evita la secadora. Si hace buen tiempo, tiende la ropa en el exterior, así no tendrás que recurrir a la secadora y te aseguramos que lo notarás en el recibo de la luz.
  • Apuesta por la tarifa por horas o de discriminación horaria. Es un consejo de la OCU y te interesa tanto si tu contrato es con tarifa en el mercado libre como si es tarifa regulada PVPC. Eso sí, estudia detenidamente las ofertas y posibles descuentos o promociones.
  • Planchar toda la ropa a la vez. Así, aprovechas el calor residual y la plancha no tiene que gastar energía calentándose para cada prenda.
  • Revisa la potencia contratada. Si jamás te han saltado los plomos, quizá es que tienes más potencia contratada de la que necesitas. Acude a tu compañía y revísala, cada 1,15 kW que puedas reducir son cincuenta euros anuales menos.
  • Certificación energética. El ahorro energético será mayor si te decantas por electrodomésticos A++ o A+++. Además, ten en cuenta que los aparatos no superen los cuarenta grados de temperatura e intenta usar programas cortos.

¿Las nuevas tecnologías me pueden ayudar a reducir el consumo de luz?

¡Claro! Como suponemos que ya te habías imaginado, las novedades tecnológicas presentes en el mercado actual nos permiten muchas opciones antes impensables. Además, muchas compañías eléctricas disponen de simuladores para calcular la potencia recomendada para tu hogar. También existen ayudas tecnológicas como las que verás en las siguientes preguntas.

¿Existen aplicaciones móviles o Apps para optimizar el consumo de electricidad?

Sí, las hay que incluso te dicen qué momento del día es más conveniente para poner la lavadora. Es decir, te dicen el precio de la luz a tiempo real, nada más y nada menos. Un ejemplo es la aplicación gratuita Boltio, pero hay muchas otras que te sacarán del apuro a la hora de planificar el consumo diario de electricidad. ¡Curiosea en el móvil y sácales partido!

¿Los gadgets inteligentes también nos pueden ayudar a reducir el recibo de luz?

Por supuesto. Hay dispositivos inteligentes en el mercado que apagan los ordenadores si no se están utilizando en una oficina, por ejemplo. Son gadgets que se conectan mediante USB y que consiguen un gran ahorro en grandes oficinas, por ejemplo. También puedes instalar enchufes inteligentes para desconectar totalmente los dispositivos y olvidarte del stand by.

Mujer sosteniendo alcancia

Mujer sosteniendo alcancia

Puedes hacer un recuento de cuántas bombillas hay en tu casa para ver cuántas realmente necesitas. (Fuente: Serezniy: 114747277/ 123rf.com)

¿Es cierto que también existen en el mercado medidores de consumo eléctrico?

Desde luego. Y te será de gran ayuda. Si eres de esas personas que quieren tenerlo todo controlado opta por un monitor de consumo o un medidor de consumo eléctrico. Suponen una pequeña inversión, pero ahorrarás mucho más de lo que imaginabasa priori. Se conecta a la electricidad y te señala el consumo de toda la vivienda y de forma muy detallada.

Generalmente, la conexión se realiza en el cuadro eléctrico de la casa y se vincula con el router. De esta manera, puedes visualizar todos los datos y tablas en tu ordenador o en tu móvil. Sabrás cuánto gastas por día, por mes o por año y así tomarás las medidas pertinentes. Algunas marcas son Mirubee, Efergy o Ipdomo.

¿También es posible controlar la temperatura con un termostato inteligente?

Sí, es otro tipo degadgettecnológico que en este caso te permite controlar la temperatura de tu vivienda estés donde estés. Solo necesitas un móvil, una tablet o un ordenador para hacer la previsión de tu caldera o los radiadores eléctricos. Son programables y suelen ser inalámbricos para mayor comodidad. Algunos controlan también el frío, además del calor.

Otros termostatos disponen de geolocalización, lo que te permite que la calefacción se encienda cuando estás de camino a casa, por ejemplo. Algunos también incluyen sensores como detectores de presencia.

Si tu vida ha dado un vuelco cuando viste tu última factura de la luz, no te apures. Con nuestros consejos podrás mermar la factura hasta límites inimaginables, aunque, eso sí, tendrás que hacer algún sacrificio, como abrigarte más en invierno en vez de elevar la temperatura de la calefacción. A continuación, te resumimos los principales contenidos en una guía de ahorro:

Ahorrar en el recibo de la luz es posible, pero como has podido comprobar tienes que estar en muchos frentes. Al principio te costará un poco, pero conforme te vayas adaptando a tus nuevos hábitos te costará menos. Al margen de que dispones de importantes ayudas para lograr tus objetivos, como los gadgets inteligentes o los monitores de consumo, entre otros.

Lo primero que tienes que hacer es un listado de los aparatos eléctricos de tu vivienda y discriminar los que más consumen para que luego puedas tomar medidas. No te olvides de revisar la potencia eléctrica contratada y opta por la tarifa con discriminación horaria porque ahorrarás más. Si te cuesta, recurre a una aplicación móvil gratuita, ¡no te arrepentirás!

Si te ha gustado el artículo, comparte en tus redes sociales para que otros puedan beneficiarse del contenido. Si lo prefieres, déjanos un comentario que estaremos encantados de contestar. ¡Muchas gracias!

Source

Deja un comentario